PR AS-31. Ruta Hoces del Pino

Rutas Aller


Vista de PR AS-31. Ruta Hoces del Pino

Esta ruta está calificada como «Ruta a pie»

  • Acceso: El lugar de inicio de la ruta, El Pino, está dividido en dos por la carretera comarcal AS-253 (Cabañaquinta - Puerto de San Isidro)
  • Se inicia el recorrido en El Pino, siendo el final en La Paraya
  • Distancia: 13 km
  • Dificultad: Media
  • Desnivel: Máximo de subida: 897 m
  • Máximo de bajada: 887 m
  • Duración aproximada: 4 h 45 min
  • Itinerario: El Pino - Molín de Peón - Gavalanceras - Posadoriu - Les Campes - Caniella - Acebal - El Areneru - Río Aller - Entrueyu - La Paraya.

Descripción de la ruta

Bajo la colosal fortaleza de la Peña Redonda y Panda se cobijan estos pintorescos valles, cuyas barrancadas constituyen un delicioso paseo senderista.

En ellos tienen cabida las estratégicas majadas escolonadas desde Caniella hasta los rincones más agrestes.

El territorio, suspendido sobre las angostas entalladuras, contempla el sonoro discurrir de las agitadas aguas de sus ríos homónimos, y el bosque busca al amparo de las montañas su espacio natural, tapizando los pliegues de las quebradas laderas.

Esta ruta senderista, enriquecida con sus diferentes variantes, constituye la mejor herramienta para disfrutar de un paisaje de media montaña apto para la mayoría de los aficionados.

El pueblo de El Pino es, sin duda, la puerta principal de penetración hacia las entrañas de este rincón allerano.

Inicialmente hemos de dirigirnos hacia el cauce del río Braña, que cruzaremos siguiendo las marcas del sendero PR AS-31.

Atrás nos queda el desvío de Corramatón, marchando a la izquierda por la fuente de la Salud y el puente del Bao hasta alcanzar la encrucijada del molín de Peón.

Decididamente aquí nos iremos a la izquierda con rumbo al sur.

Mientras avanzamos, iremos contemplando las panorámicas que nos ofrece la montaña del Cuetu, situada en el horizonte opuesto.

Cruzaremos más adelante por la fuente Gavalanceras, acercándonos inexorablemente a la entrada de la foz de El Pino.

A partir de aquí, la pista es sustituida por un camino empedrado, adentrándose de inmediato por la margen opuesta de la entalladura.

Más adelante, un puente de piedra nos traspone a la margen derecha del arroyo, tras el cual enseguida culminamos en la bifurcación de Posadoriu.

En Posadoriu soslayamos el paso del puente de madera, yéndonos de seguido a la izquierda en dirección a la majada de Les Campes.

En este panorámico lugar abandonamos la variante del PR AS-31 que sube a los Pandos para tomar a la derecha el legendario camino de origen romano que afronta la pindia ladera del valle de Caniecha.

La costosa subida corona la majada de su mismo nombre, donde se levantan cabañas, más una fuente.

Este elevado lugar se sitúa bajo los dominios de la Cabritera y la Peña Redonda, separadas ambas por la gran campera de Caniella.

Este lugar se alcanza tras superar los últimos recuestos del valle.

Una vez en Caniella, plataforma herbosa desde la cual se contemplan las mejores panorámicas de la cordillera, el camino conecta con la pista de acceso que procede del puerto de Vegarada y de Carbayalín, aunque el sendero señalizado prosigue como alternativa en dirección a Vegarada por La Marmegona y El Cotarón sobre cotas más elevadas.

La tercera alternativa, menos costosa, consiste en acortar en distancias y tiempos, tomando desde Caniella la pista que rápidamente baja a Carbayalín por La Texera y Acebal.

En Carbayalín se conecta con la pista que desciende desde Vegarada por La Brañuela.

Por cualquiera de las variantes elegidas, el paso por Carbayalín es inevitable.

Desde aquí, el suave descenso cruza por Talabarda y la Casa del Monte, pasando seguidamente a la orilla opuesta del río Carbayalín.

La pista profundiza después hacia la aldea de Río Aller y, tras cruzarla de arriba abajo, nuestro paso ha de acomodarse al asfalto, que surge a partir del barrio de la Torre.

Tras recorrer unos centenares de metros, nos adentramos en el desfiladero de Río Aller, fantástico cañón de apretadas paredes y jalonado por un puente que atraviesa las fauces de la montaña durante medio kilómetro.

Al término del mismo, hemos de cruzar nuevamente el río para a continuación abordar el camino tradicional que desciende a La Paraya por la margen izquierda.

En La Paraya, lugar comunicado con la carretera que une Casomera con Río Aller, damos por finalizado este periplo senderista.

La variante de los Pandos (PR AS-31.1)

A la salida de la foz de El Pino, variamos el rumbo a la izquierda remontando la ladera de los Pandos, donde se localizan las majadas de Juécara, el Pedroso, Palacios y Cuadrezu, escalonadas bajo el espinado de la abrupta sierra.

Una vez agotada la dura ascensión (5,5 km y 2 h 45 min.

de marcha) nos dirigimos en llano hacia la fuente del Pando contigua a la collada Cavera, lugar panorámico donde se admiran los paisajes del vecino puerto Braña.

Este lugar es adenmás el punto culminante de esta ruta, la cual desciende hacia Cuevas pasando por la profunda majada de Gallos.

En esta braña, las marcas senderistas nos conducen hacia el crestón de la Melera, almenado bastión calcáreo que profundiza hacia el río Braña.

En algunas de sus paredes se practica la escalada, aulas deportivas que configuran la Escuela de Escalada de Cuevas.

La ruta prosigue hacia allí ligeramente escorada a la base de la peña, bajando precipitadamente al puente la Muñeca y al área recreativa de Les Moyaes, donde se cumplen los 9,5 km de recorrido.

El retorno a El Pino se lleva a efecto por el camino real de Felechosa, el cual discurre por la margen derecha del río.

En Felechosa pasamos de nuevo hacia la margen opuesta de la carretera general, abordando el camino real que confluye en El Pino, donde finaliza esta bonita travesía tras una marcha de 13 km llevada a cabo en poco más de cinco horas.